Cómo acompañar a nuestros hijos en su desarrollo emocional


Es muy arriesgado que nuestros hijos lleguen a los doce años sin haber puesto conciencia en la mayoría de situaciones vividas, resolviendo de cualquier manera los conflictos familiares y escolares. Sin conocimiento preciso de por qué y cómo educamos y en continua improvisación, es muy difícil dar en la diana. Ya no sirve lo que hicieron nuestros padres con nosotros, ni los abuelos con ellos porque sencillamente la sociedad ha cambiado y hoy más que nunca necesitamos las herramientas que nos aportan la neuroeducación y la inteligencia emocional, en definitiva tener el aval que nos proporciona la investigación científica para llevar a cabo una parentalidad positiva, siendo familias emocionalmente competentes y resilientes.

Si deseamos tener hijos e hijas emocionalmente sanos, fortalecidos interiormente para que puedan tomar decisiones y sepan resolver conflictos con habilidades comunicativas y sociales, es necesario reflexionar, desaprender y vaciarnos de algunas pautas educativas de la “vieja escuela” que condicionan nuestra manera de sentir, pensar y actuar, en definitiva, nuestra manera de educar. Con el presente curso de la Escuela de Inteligencia Emocional de Vitoria-Gasteiz se pretende ofrecer una introducción a la educación emocional en la familia y ofrecer una serie de principios básicos y de recursos prácticos que ayuden a promover la competencia emocional de los menores y de los adultos.